Noches de Ron



Mark

He estado bebiendo de este misma copa de ron durante un par de horas, la he levantado un par de veces, solo basta que alguien grite algo absurdo, me cuesta creer cómo es que aún sigo levantando la copa, bebiendo de ella, estoy embriagado hasta la punta de los pies, ya empiezo a ver doble, a escuchar risas inexistentes en mi cabeza; veo el tic tac del reloj cucú en la pared arriba de la barra, ¿estoy en un burdel acaso? Mujeres agraciadas se me acercan... ¡Joder! Ellas deben de estar más ebrias y desesperadas de lo que yo puedo estar.

Mira que acercarse a un tipo como yo, digo no es por menospreciarme pero en estos momentos no estoy de muy buena pinta, creo yo, ebrio con barba larga, casi me llega a tocar el pecho; llevo un chaleco marrón, con cuerdas que lo mantienen sujeto por el centro de mi abdomen, si es que aún lo conservo, no soy un tipo delgado como hace unos meses, sinceramente me encuentro engordado un poco, cosa que tal vez pueda ser que me parezca así por culpa de mis notables cachetes regordetes, muy al estilo de los que suelen tener los bebes al nacer. Mi pantalón de cuero negro hace conjunto con mi camisa de manga larga que alguna vez fue blanca.

En pocas palabras no soy el tipo de hombre con las que todas las mujeres de un bar quisieran emborracharse y llegar a la cama para tener una noche de sexo salvaje, no soy más que un tipo, de eso que llegan y se van solos. No tengo familia, ni casa estable; mi única compañía es mi gato negro de ojos naranja, al que suelo llamar Miles. Por cierto ¿Dónde diablos se ha metido el maldito? Sea donde esté, espero que se le encuentre bien, porque al parecer esta noche no necesitaré de su compañía para calentarme un poco en las calles.

-Venga ya, ¿no crees que has bebido suficiente está noche?- Me pregunta la mujer de cabellos rubios y labios carnosos, pintados de un color carmesí, sus pechos son notablemente atrayentes para cualquier hombre, sobre todo si osa ponerlos a la vista de todos con ese corsé tan estrecho. Valla que esta mujer me pone de buenas.

-Eso creo, no es asunto tuyo-Le contesto levantando una vez más la copa apenas cae una gota de ron en mis labios.

La mujer con su fría, pequeña, suave y delicada mano me toma la barbilla y me hace girar para quedar a poco o mejor dicho a nada de sus labios, ¡Valla que son hermosos!

-Dicen que el ron puede provocar que nuestro amiguito-Se detiene un poco y baja sus mano poco a poco de la barbilla a mi pecho y va bajando más, hasta llegar a mi sexo, el cual toma con delicadeza sin quitarme la mirada de encima, se muerde el labio inferir, ¡Se muerde el labio inferior! ¡JODER!-...-ríe un poco y yo no puedo estar más excitado.

-Ven, sígueme.

Y yo le sigo, estoy tan ebrio que me ha costado trabajo ponerme de pie, camino detrás mirándola por momentos, su atrayente trasero, ¡Valla! ¡Esta noche tendré ese trasero entre mis manos! ¿Quién no se montaría con esta mujer un buen polvo? Espero que Miles encuentre alguna gatita como la que me he conseguido yo esta noche.

Llegamos a una de las recámaras del burdel, que se encuentran en la parte de arriba del lugar, el pasillo es algo largo con un total de tres recámaras, dos al frente de las escaleras y una a lado. Las puertas son de madera, en las paredes hay diferentes pinturas que no comprendo al momento. Máquina con engranes en todas partes, es un cubo de metal y en esos engranes hay lo que a lo lejos parecen ser hormigas pero en realidad son humanos con extremidades mecánicas. Parecen máquinas. ¡Es un horror! Mi mente vaga un poco pero después retoma el rumbo de los acontecimientos.

Casi sin darme cuenta, la chica entró a la recámara, se recostó en la cama de una manera sexy, me miraba seductoramente, una mirada traviesa... con su dedo índice me invitó a entrar, a despojarme de la ropa lo antes posible; con su corsé ajustado solo lograba ponerme más caliente. Entré y en cuestión de segundos me quedé en calzoncillos, entré a la cama como cuando Miles asecha algún grillo en el campo, cauteloso y decidido. Risas suaves y traviesas, excitación al cien. Y un cuarto por el cual no he pagado. ¡Esta noche, es mi noche!

-Me han contado que eres todo un periodista; dime, todo lo que pase esta noche, quedará entre nosotros dos o ¿lo encontraré en un par de días en el periódico?

-Te aseguro que no pasará eso, al menos no lo publicaré en el periódico, pero no te prometo que este momento sirva para Punch-Le contestó para después besarle los labios, ella accede por unos segundos pero después me aleja del suave sabor a fresa de sus labios.

-¿El Punch? -Me pregunta con curiosidad.

-Un proyecto en el que trabajo, nada importante-Le digo y vuelvo insistir en terminar lo que aún no hemos comenzado, apenas y hemos calentado un poco y creo que el ron no tarda en hacerle efecto a mi miembro- ¿Continuamos con lo que estábamos haciendo?

-También me han dicho que es eres un gran comediante e imitador-¡Demonios! La mujer no puede ser más curiosa en otro momento, mira que presentarse tan facilota, muy guarra para después hacerse la difícil y dejar a uno con la notoria felicidad entre las piernas, ¡hay que ser puta!

-¿De qué va esto?, ¿Quieres mi biografía o quieres montártela conmigo?-Digo con tono de disgusto pero faltaba más, ¡joder! !Que siento que mi miembro está a punto de salir con tal ferocidad que romperá mis calzoncillos!

-Vale que soy curiosa...-Su voz es tierna que me da pena pensar en ella como un ser que me brinde placer sexual.

-Venga ya, soy Mark Lemon, cosa que ya debes de saber, periodista, comediante y escritor, nacido en Londres, soltero, sin hijos y ¡con unas ganas de ponerte en cuatro!

La mujer ríe y vuelve a morderse el labio, ¡por dios! ¡Que pare ya, que no podré contener mi ser deseo de placer carnal! Le beso de nuevo y ella vuelve a alejarme ¡Venga ya que si es puta!

La miro mientras ella calla con cierta travesura y misterio, esa hija de puta sabe lo que hace, sabe que mi miembro está erecto a más no poder, ¡que hasta a mi me da miedo! Su mirada recorre todo mi cuerpo semidesnudo, sé que no soy un tipo de grandiosa belleza pero ¡venga ya que no soy un perro sarnoso! Que si en este momento le da por coger de una buena ves yo le ofreceré todas las energías posibles de mi ser y todas las posturas que la imaginación nos brinde, ¡Que no puedo más! ¡Que estoy al tope!

Esa sonrisa, esos ojos, ese cuerpo, ¡por favor! Hay silencio entre los dos; en ese momento noto que los vecinos de alado se la están pasaron de lo mejor, los jadeos del hombre se escuchan por todos el lugar y ni se diga de los gemidos de la mujer. Diablos aquel hombre ha de estar gozando del sexo como ningún hombre. No pasa mucho tiempo para que mi mente empiece a volar creando una escena erótica, de la cual yo estoy deseando participar.

-Y bien, ¿no preguntarás mi nombre?-Me dice al fin y en realidad su nombre es lo que menos me interesa, lo único que yo quiero es entrar en ella. Pero supongo que si no le sigo el rollo jamás podré hacerla mía.

-Bien, ¿cuál es?-Preguntó dando ya por muerto el deseo de mi miembro que ha perdido poco a poco la fe, empiezo a creer que ha muerto.

-Anabel. Soy prostituta y vivo con mis padres, aunque claro ellos no saben que me dedico a esto. -Se ruboriza un poco y después calla, por fin, aunque me queda la sensación de que quería seguir platicándome de su vida.

-Bien Anabel -Me doy una pausa para respirar profundo y rezar un poco por que esta noche me acueste con ella- ¿Alguna otra cosa?

Anabel ríe en silencio, y vamos de nuevo con esa postura traviesa y de gran sensualidad, creo que mi miembro empieza a resucitar, ¡esto es un milagro! Ella pasa sus manos por detrás, empieza a bajar el cierre de su corsé. Sus pechos parecen alivianados, en espera a que los tome entre mis manos y los moldee tal masa para pan. No termina de bajar el cierre para pasar a su nuca, poco a poco notó que aquel cabello rubio es solo una peluca y por un segundo deseo que no esté calva, eso mataría de nuevo el deseo y a mi miembro que apenas se va reponiendo de la larga espera. No lo está, mi miembro no ha muerto, al contrario se le ve mejor, está más que mejor está como nuevo, como el de un jovenzuelo descubriendo que no solo le sirve para mear.

Mi miembro se ha puesta como asta de bandera, es como si pasara por mi primera vez de nuevo; recuerdo que la primera vez que me enrollé con una mujer, fue a los dieciséis con la tía de mi mejor amigo del colegio. Aquella mujer era pelirroja y aunque era un poco mayor que yo (diez años mayor), sabía muy bien lo que me hacía feliz, sabía de mis fantasías que solo mi muñeca derecha conocía y desde aquel entonces me ponía a tope con las pelirrojas y Anabel era pelirroja, cosa que hacía que mi miembro y yo la deseáramos más. Es que acaso ¿no podía ser más perfecta la ocasión?

Trague saliva atónito, tratando de no hacer más notable que en ese momento babeaba cual perro vagabundo, deseoso de un trozo de carne, en el momento en que su cabello pelirrojo caía sobre sus hombros, yo no podía ser más que ello, un animal salvaje deseoso de esa carne que por tanto tiempo me han negado; ya había pasado más de media hora desde que ella posó sus manos en mi sexo.

Me acerque nuevamente, como Miles lo haría, la tomé de la cintura y la coloqué sobre mis piernas, aun en calzoncillos; Anabel sonrío al sentir la dureza de mi miembro. Era el momento, la besé una vez más para después ir bajando por su mentón, cuello y pechos. ¡Santo dios! ¡Sus pechos! Mis manos se encaminaron como serpientes subiendo desde su cintura en dirección a esos grandes y firmes pechos semidesnudos, tan solo cubiertos por el corsé. Las manos de Anabel estaban posadas en mis hombros rodeándome el cuello, pronto el avance de mis caricias y la proximidad de mis labios a sus pechos, me tomaron de los cabellos y su mano izquierda bajo por mi espalda.

- ¡Espera!-dijo casi deseosa de no haber nunca abierto la boca-Quítate toda la ropa, iré por algo que te gustará.

Menos mal que esto no se iba detener, me desnude al fin. Vi mi miembro deslumbrante, listo para la batalla que estaba por comenzar.

-Es nuestra noche amigo, ¡prepárate!-Le susurro, me acuesto, veo el techo que contiene una vela colgante que me alumbra entre las sombras, veo a Anabel regresar con las manos en la espalda, me muestra la derecha en la cual trae una venda negra y luego me muestra la izquierda en la que puedo ver un par de cuerdas.

Por dios ella se recuesta desnuda sobre mi cuerpo, puedo sentir el rose de nuestros sexos, puedo sentir su vientre estar separado del mío por mi firme miembro, puedo sentir su aliento, siento sus pechos en mi pecho, su respiración en mi cuello mientras me besa y luego... me tiene sometido, pasa las cuerdas por mi muñeca y me amarra a la cama.

- ¿Me atarás? Pero si tú eres la que mató a mi miembro con tantas largas-Le susurro.

-Pero por lo visto lo he revivió-me contesta audaz, lo cual me ocasiona una sonrisa, sea lo que sea que tenga preparado, ya estoy deseoso de hacerlo.

Me venda los ojos, me besa por todos lados, mientras sus manos masajean mi miembro, son delicadas y suaves, puedo notar como se deslizan por él, de arriba a abajo, no va muy rápido pero tampoco muy lento, sus besos en mi cuello, hombros, axilas, pecho, abdomen y vientre son lo más erótico que puedo sentir; se detiene, por un segundo yo no puedo ver me lo imagino, puede verme, lo sé, estoy vulnerable. En en este preciso momento puede apuñalarme de frente, yo no podré defenderme; no es así, no desea matarme, no de esa manera, en cambio, lo hace.

Toma mi miembro con firmeza y lo introduce entre sus labios... he muerto de placer. Mientras lo mantiene en sus labios, puedo sentir su otra mano deslizarse por debajo de mi miembro, toca mis bolas con suavidad, espero que no decida golpearlas, es tan excitante sentir como las juega, sentir su calor, sentir su deseo. Tiempo después de que deje de besar mi miembro me ayuda a incorporarme un poco, me he sentado, aún vendado, ella se sienta entre mis piernas, siento su mano tomar mi miembro e introducirlo en ella. ¡Dios mío! Ella es tan dulce y cálida pero con un deseo salvaje sexual. Me cabalga por largo rato, sus manos me rodean y sus labios no se logran separar por mucho de los míos, soltamos jadeos de placer, creo que los vecinos de alado se han quedado mudos de tanta excitación, que seguramente logran escuchar del otro lado de la pared. Al final termino por corredme dentro de ella.

Al despertar notó que aún estoy atado pero la venda ha desaparecido. Anabel ya no está en el lugar, ni su ropa, ni rastro de ella, solo el olor que dejó impregnando en mí. Pasan los minutos mientas trato de lograr zafarme de las cuerdas, es imposible, necesitaré ayuda, aún estoy desnudo, mi miembro está despierto como cada mañana, tendré que esperar para poder gritar por ayuda. El lugar está en completo silencio y me preguntó, ¿dónde estarán las demás putas del burdel? Pronto el silencio se rompe cuando oigo un grito que viene de afuera; no logro distinguir qué es lo que ha dicho la mujer que ha gritado, pero a juzgar por cómo lo ha hecho, algo malo ha pasado. Unos pasos se acercan, son rápidos al menos son dos pares de pies los que he oído, cuando menos me lo espero la puerta se abre de golpe, ahí me encuentra un policía que me ve como si fuese un asesino, eso o me ve de tal forma porque estoy desnudo. El policía entra de inmediato, no sin antes avisar a su compañero. El policía me toma de la barbilla casi sin importarle mi desnudes.

- ¿Quién eres?-me pregunta con rabia.

-Marck Lemon, ¿Sucede algo señor policía?-pregunto, el policía me ve con más rareza de la común.

-Me sorprenda que no lo sepa-dice en tono serio- Han asesinado a todas las prostitutas y sus acompañantes.

- ¿Cómo dice?-es imposible, si lo hubieran cometido asesinato ¡habría escuchado gritos o algo!

-Es un suerte que usted siga vivo-dice reafirmando el hecho del asesinato- Pero por desgracia usted es el principal sospecho por ahora.

¿Principal sospechoso? Es imposible, apenas pude acostarme con Anabel, estaba atado, ¿cómo podría yo matar a todas las prostitutas, amanecer atado y haber olvidado los actos de asesinato? IMPOSIBLE.

-Vístase y síganos, está detenido-. Me ordena mientras con ayuda de una navaja me suelta de mis ataduras y trato de obedecerle pero mi ropa ha desaparecido por completo de la habitación.

-No está mi ropa, ¡me han robado!-grito al aire, solo ocasionó que el policía me tomé por el hombro, me cubra con la sábana de la cama para después hacerme salir por la fuerza de la habitación; es cuando comienzo a captar el olor a peste del pasillo, hay sangre por todos lados incluso en la pintura de los humanos con extremidades mecánicas.

Todo el lugar tiene impregnada la esencia única de un genocidio, no logro entender cómo no me di cuenta de esto, sobretodo surge una duda en mí... Si el asesino, fuese quien fuese, mató a todos en el lugar, ¿por qué decidió dejarme vivir?

Comentarios

YOUTUBE

Music