Nunca Jamás. || Un Incomprendido Tìo Ben





— ¡Más rápido! ¡Más rápido! ¡Hasta el fondo! —gritaba la chica mientras brincaba en la cama junto Benjamín quien le acompañaba en su travesura. Ambos sólo llevaban puesta la ropa interior. - ¡Oh sí! ¡Si! ¡Dios! ¡No pares!
Ana, la chica que salta gimiendo y gritando a todo pulmón para que los demás chicos de la preparatoria, que estuvieran tras la puerta con la oreja pegada a ella creyeran que entre ambos chicos se está llevando a cabo el sexo más placentero y excitante de la historia.
— ¡Ben, pero que bestia! ¡No pares!
Siguió gritando entre unas cuantas risas. La cama a sus pies rechinaba, lo cual ayudaba a la ilusión que ambos estaban creando.
El chico por su parte soltaba uno que otro gemido para hacer más realista la mentira.
Bajo la puerta del cuarto se notaban unas cuantas sombras de los curiosos. A decir verdad eso les pareció estupendo. Significaba que sin importar lo alto de la música estaban logrando hacer historia. Una historia, claro, a base de mentiras.
Benjamín y Anahí eran la pareja predilecta para toda la preparatoria. El, el chico más popular y la estrella del fútbol. Ella la simpática chica buenaza con la que todos los puertos urgidos querían acostarse. Ambos habían sido seleccionados por el periódico escolar como la pareja perfecta.
Benjamín y Ana.
Aunque claro entre ellos dos lo único que existía era una gran amistad.
Ana era lesbiana y Ben estaba enamorado de un amor imposible.
Pero para satisfacer a todos sus seguidores decidieron subir el tono de su falsa relación.
Días previos a aquella noche ambos decidieron montar aquella farsa.
Benjamín gimió por última vez fingiendo un total éxtasis en el coito falso. Y se lanzó a la cama al mismo tiempo que Ana lo hacía. Los dos rieron entre dientes, agotados por saltar en la cama.
—¡Eso ha sido sensacional! ¡Dios! ¡Jamás me había entrado una tan grande!
Siguió girando su amiga, entre risas.
Cruzaron miraras de complicidad antes de empezar a hablar en susurros.
—Para ser lesbiana saber muy bien como fingir un orgasmo.
—Idiota, entre mujeres también podemos llegar al orgasmo. No necesitamos un pene para ello. Hay consoladores ¿sabes?
—Si claro pero es mejor uno de verdad ¿no crees?
—No son tan grandes y duraderos.
Ambos rieron.
—Eso lo dices porque jamás te has acostado conmigo.
—Lo acabo de hacer si no te diste cuenta.
—Deberíamos de probar alguna vez, ya sabes cómo amigos
—Claro, por supuesto, que te parece si lo hacemos la próxima semana.
—No puedo, tengo entrenamiento.
—Ósea que el sexo es menos importante que el entrenamiento.
—Depende de la tentación.
— ¿Y si fuera Lucy?
Ben se queda callado de inmediato. No por el hecho de estar pensando en la respuesta sino porque estaba pensando en su media hermana. Lucy y él a diferencia de muchos medios hermanos se llevaban de maravilla, pero él sentía algo más por ella. Algo que no había sentido por ninguna chica antes.
Pensar en ella no era pensar solo en sexo. Para ello tenía un historial extenso de conquistas. Sexo de una noche la mayoría de las veces, algunas otras relaciones esporádicas. Pero ninguna de ellas lograba que el chico dejara de pensar en Lucy.
— ¿Aún la amas?- preguntó nuevamente su mejor amiga.
— ¿Amarla?
—Sí, ¿Aún la amas? ¿Aún esperas a que se dé cuenta de qué harías cualquier cosa por ella? ¿Después de todos estos años?
—No lo sé, supongo que sí.
— ¿Supones? ¿Cómo es eso?
—No lo sé, es como si después de todo, ella fuera lo único que importa.
— ¿Después de que?
—Después de... -no supo que más decir.
—Ben, soy tu mejor amiga y como tu mejor amiga, con la que, dicho sea de paso, te has acostado esta noche, pienso que deberías olvidarla. Es decir, no creo que ella se dé cuenta de lo que sientes. Llevas años tras de ella. Ya es tiempo de dejarla ir
—Que fácil suena eso.
—Es más fácil de lo que te imaginas.
—Lo dice la chica que ha regresado con su novia más de cinco veces en un año.
—Eso es diferente Ben, no hay muchas lesbianas allá fuera.
—Las suficientes para trio supongo.
— ¿Eso es una petición entre líneas?
—Quizás. Nunca lo he hecho con dos lesbianas.
—Idiota—-Sentencio la chica dándole un manotazo en el pecho desnudo al chico. Ambos amigos se habían recostado juntos. Ben había pasado su brazo por la espalda de Ana mientras esta lo abrazaba y reposaba su cabeza en el pecho del chico. Ella podía sentir la respiración tranquila de Ben—No trates de cambiar el tema.
—No lo hago.
—Prométeme algo Body -Body, así lo llamaba de cariño.
—Claro.
—Prométeme que trataras de olvidarla.
Ben la voltio a ver y cruzo la miradas con ella. Los ojos negros de Ana junto con la pálida piel y los labios color carmesí le hicieron pensar que si volviera a nacer le gustaría enamorarse de ella y no de Lucy.
—Lo intentare — le prometió dándole un beso en la frente.
—Y prometerme que no me olvidarás. Nunca.
—No lo haré Anahí. Nunca.
—Ni siquiera cuando ya no esté aquí.
—Ni siquiera entonces.
—Porque si lo haces, vendré a cortarte el pene.
Ben abrazo nuevamente a Anahí. Pero ahora con más fuerzas. Dentro de el una parte de su ser se estaba estremeciendo. Ana, su mejor amiga estaba muriendo y se negaba a vivir el resto de su vida en un hospital esperando a que las quimioterapias le alargaran la vida un poco más.
—Nunca jamás.
— ¿Cómo Peter Pan?
—Wendy olvido a Pan, pero pan no la olvido a ella.
—Entonces me olvidarás...
—Aquí no hay ninguna Wendy, solo Pan.
—Lo dices porque me gustan las chicas.
—Lo digo porque jamás te olvidare.
Hubo un pequeño silencio entre ambos.
— ¿Nunca jamás?

—Nunca jamás.

Comentarios

YOUTUBE

PAGINAS SUELTAS

PAGINAS SUELTAS
RESEÑAS LITERARIAS

EXILIO

EXILIO
Tras la muerte de su padre, Hugo se encuentra destrozado. Su vida ha cambiado por completo, ahora debe de ser un hombre de verdad y conseguir un empleo que lo llevará a EXILIO, un campamento para todos aquellos que desean un escape de su realidad. Pero no todo es lo que parece y Hugo pronto se dara cuenta que toda su vida ha estado rodeado de secretos que desembocan en ese campamento donde la única ruta de escape es la muerte.

Un Incomprendido Desamor

Un Incomprendido Desamor
Hay cosas que el ser humano no comprende por más que deseemos encontrar la lógica en el asunto. Así es el amor y eso lo entiende perfectamente Eduardo Ramirez. Para él las cosas no siempre tienen lógica, simplemente se viven y se afrontan. Pero cuando su mejor amigo Dan sufre un desastroso desamor se ve obligado a jurar no enamorarse nunca de una chica y mucho menos olvidarse de sus amistades nunca jamas en la vida... O al menos hasta que conoció a Rosmery. Eduardo no tardara en arriesgarse a tener algo con Rosmery, aun cuando sabe que esta rompiendo las reglas que juro nunca quebrantar y por supuesto se enfrenta a la posibilidad de perder a su mejor amigo si este se entera de que él se ha enamorado.

LA HISTORIA DEL TÍO BEN || UN INCOMPRENDIDO TÍO BEN

LA HISTORIA DEL TÍO BEN || UN INCOMPRENDIDO TÍO BEN
Cuando Ben conoce a Anahi y a Lucy su vida cambia radicalmente, ahora que una serie de tragedias atentan su remota paz, se vera obligado a seguir su sueño, cumplir una promesa y ser un ejemplo a seguir para su sobrino Nick, antes de que el padre de este regrese para remplazarle

UN INCOMPRENDIDO TÍO DAN

UN INCOMPRENDIDO TÍO DAN
Dante Ramirez dejo su país natal para perseguir su sueño dejando atrás a su familia, amigos y a una chica, ahora después de diez años se vera obligado a regresar a su hogar, reencontrarse con su familia, amigos y con su primer amor. Mientras que intentara adaptarse a su nueva vida y a las secuela de su vida fuera del país, antes de que estas acaben con él.

CULPABLE ANATOMÍA DE UN ASESINO

CULPABLE ANATOMÍA DE UN ASESINO
Jhonnathan es un joven caricaturista que dedica su tiempo libre a hacer tiras cómicas para el periódico local. Pero cuando el fotógrafo principal del periódico desaparece Jhon debe de suplirlo como fotógrafo mientras que un asesino serial empieza a dejarle pistas sobre sus próximas víctimas. Jhonnatan pronto se verá involucrado en la búsqueda del asesino de Alaska poniendo en peligro a su propia familia.